Project Description

El lápiz y la pluma nos defienden mejor que el activismo, la venganza, el aislamiento o la regresión. La escritura reúne en una sola actividad el máximo posible de los mecanismos de defensa: la acción de intelectualizar, el ensueño, la racionalización y la sublimación. Permite al mismo tiempo afirmarse, identificarse, inscribirse en un linaje glorioso, y sobre todo hacerse aceptar tal y como uno es, con su herida.

Así es como resume Boris Cyrulnik, en su libro La maravilla del dolor, el poder de la escritura como terapia. Así es como lo veo yo también y así es como acabó tomando forma mi proyecto Dreams without borders. Escribir para liberarse, para soltar lo que muchas veces tenemos contenido y/o escondido pero, sobre todo, para aceptar lo que hemos sido, lo que somos y lo que podemos llegar a ser.

Te ofrezco la posibilidad de descubrirlo por ti mismo/a. ¿Cómo? ¡Pregúntame y te lo contaré!